Salud de A-Z

Hombres maduros: cómo combatir la falta de deseo?

InicioVida saludableHombres 50 a 60 añosHombres maduros: cómo combatir la falta de deseo
Uno de cada ocho hombres cercanos a los 50 padece de deficiencia de testosterona, que se traduce en disfunción eréctil, baja libido y depresión, entre otros. Expertos explicaron las terapias para revertirla

 

Uno de cada ocho hombres de alrededor de los 50 padecen deficiencia de testosterona, la hormona masculina por excelencia y que genera la libido o deseo sexual. Cuando esto ocurre, los hombres entran en la conocida andropausia.

El ADAM, como se conoce en el círculo médico, es la falta de esta hormona en hombres adultos. Si bien tiene muchas diferencias con la menopausia, el ADAM ocurre en la misma etapa de la vida y genera muchos síntomas y cambios en el hombre, desde depresión, malhumor, hasta la dificultad para mantener el deseo sexual, lograr una erección.

A partir de los 40 años aproximadamente el nivel de testosterona desciende paulatinamente, a razón de un 10% por década, es decir, un 1,2% por año, señala Daniel Dazza, director médico del laboratorio Schering de Argentina.

Si bien a esta etapa de cambios en el hombre maduro se la asocia con la andropausia, la falencia o descenso de testosterona se manifiesta con un conjunto de síntomas que son clínicos, bioquímicos y además aparecen en esta edad.

¿Cómo saber si su testosterona está en decadencia?
Los expertos aseguran que un chequeo con el médico y un posterior análisis de sangre con dosaje hormonal es suficiente para saber si su testosterona está bajando.

Es decir, si tiene más de 40 años y siente bajo deseo sexual, anemia, piel más seca, músculos menos firmes, sobrepeso, fatiga, problemas de concentración y de memoria, puede ser un candidato. También puede afectar los huesos y ocasionar disfunción eréctil.

Sin embargo, estos síntomas son clínicos y deben ser corroborados con un dosaje de hormonas.

Ahora, tratamientos más sencillos
El tema de la andropausia o hipogonadismo -término más acertado- se estudia hace unos 30 años. Antes nadie hablaba o sabía de este problema, como ocurrió con la menopausia en la mujer.

Si bien el descenso hormonal en el hombre es mucho más paulatino que en la mujer, los especialistas comenzaron a estudiar la terapia de reemplazo para hombres. AsI nacieron los parches, geles e inyecciones para hombres con ADAM.

El tema del tratamiento es la constancia. Todo depende de cómo el médico venda, es decir, asesore e informe al paciente sobre este trastorno, señala Marta Rajtman, sexóloga y ginecóloga del Servicio de Urología del Hospital Militar Central.

Según Rajtman, como en cualquier tratamiento, el cumplimiento efectivo depende de cada paciente pero también de cómo esté asesorado.

Así, el laboratorio Schering lanzó una nueva inyección de reemplazo hormonal para hombres que se aplica cada tres meses. Según explicaron desde la empresa, era muy difícil la adherencia de los pacientes al tratamiento si tenían que inyectarse una vez por semana, o ponerse un gel en los brazos todos los días.

Así, se presentó una dosis trimestral de undecanoato de testosterona, que no es otra cosa que la hormona con un vehículo que permite la dosificación lenta durante varias semanas.

Luego de una inyección intramuscular de undecanoato de testosterno, el nivel de testosterona se normaliza en menos de una semana y permanece en niveles fisiológicos durante 12 semanas. Por ello, solo necesita ser administrada cuatro veces al año, explica Julio Seone, asesor médico de control de fertilidad y andrología del laboratorio de origen alemán.

Como cualquier tratamiento, esta terapia hormonal debe ser sugerida por el médico. La inyección, como los anticonceptivos, es de venta bajo receta. Y, como todo medicamento, tiene contraindicaciones.

Los pacientes con cáncer de próstata o adenomas prostáticos no son elegibles para este tipo de terapia. Y en cualquier otro caso, hay que estudiar la próstata antes, advierte Rajtman.